23/11/18

La púa de pulgar.


La púa de pulgar o thumbpick es un accesorio a tener en cuenta en estilos de fingerpicking, es decir aquellos en los que usamos los dedos de la mano derecha en lugar de la púa, o de ambas formas simultáneamente. 
En guitarra clásica lo común es dejar crecer las uñas de dicha mano, pero para los sonidos tipo Country, Bluegrass, Blues, Rockabilly, y otros pertenecientes a la música de raíces americana está extendido el uso de púas para el pulgar e incluso para los otros dedos.





Independientemente del estilo al que pertenezcan hay una serie de fingerpickers que han servido como referencia al concepto de fingerpicking, algunos bastante populares son Chet Atkins, Merle Travis y Doc Watson, en la actualidad uno muy popular es Tommy Emmanuel.
. También hay guitarristas que utilizan thumbpicks pero no suelen tocar con el resto de los dedos de la mano derecha, tal era el caso de Johnny Winter.

Si estás interesado en imitar el sonido de alguno de estos estilistas tarde o temprano irás a una tienda de música a por una púa para pulgar y probablemente acabe sucediéndote lo que nos ha pasado a muchos guitarristas:

Solo existe un modelo de púa de pulgar en tu tienda habitual, la clásica Dunlop que puedes ver en la fotografía que ilustra este artículo.

Además de los materiales (las metálicas son más usadas con el Dobro, la lap steel o la guitarra acústica), hay otros tipos de grosor en púas de pulgar, lo que incide notablemente en el sonido, otras también presentan variaciones en el ángulo de la zona de ataque, pero es poco probable que puedas encontrarlas a la venta en tu localidad.
No obstante conviene preguntar por si hay alguna novedad, por ejemplo desde no hace mucho se comercializan las Dunlop Herco Flat que son un híbrido entre púa convencional y púa de dedo, aunque es muy probable que en tus incursiones comerciales encontrarás la clásica Dunlop en cualquiera de sus dos tamaños y luego llegará el segundo inconveniente: La púa es pequeña para tu pulgar, hace presión contra tu uña y te resulta tan molesta que no puedes usarla ni 10 minutos seguidos.
Intentas ensancharla por la fuerza bruta, lo cual te da un pequeño respiro pero acaba volviendo a recuperar su forma original; en uno de esos forcejeos es probable que la partas en dos y dejes por imposible el uso de una púa para el pulgar.
¿Te ha pasado? A mi varias veces, pero luego comparaba el poder percusivo de las notas de bajo, pulsadas con una púa de pulgar,  y volvía a plantearme la adquisición y uso de una.

Hace menos de un año vi la solución en Youtube: Someter a la púa a un baño de agua caliente para dilatarla, ajustarla a nuestro pulgar y sumergirlo en agua fría para fijar la forma.
A partir de ese momento he podido usar las púas de pulgar sin esa molesta y dolorosa presión.

Os dejo el vídeo con el proceso completo, por si queréis probar:



No hay comentarios:

Publicar un comentario