11/12/18

Buscando tu sonido: Los cables.


 Del mismo modo que no escatimamos el dinero cuando se trata de escoger instrumento y amplificador, hay otra serie de elementos que afectan al sonido y muchas veces descuidamos, uno de ellos es el tipo de cable que elegimos.

Una de las variables a tener en cuenta a la hora de escoger un cable es su capacidad eléctrica o capacitancia, generalmente encontramos en los cables comercializados de cierto renombre la especificación de una baja capacitancia , por debajo de 30 AWG (Siendo esta la abreviatura de American Wire Gauge, una medida de conductores eléctricos que se suele utilizar para el cableado), rara vez encontramos el valor en la medida de la capacidad pf (picofaradios).

Sin entrar en temas complejos lo que conviene saber es que una mayor capacitancia afecta a las frecuencias agudas de nuestro sonido, recortándolas como si lo hiciésemos con el control de tono de nuestra guitarra. La impedancia de salida de nuestra guitarra y la de entrada de nuestro amplificador afectan en gran medida a este factor.

La longitud del cable incide a la capacidad de este, de modo que cuantos más metros tengamos mayor será la capacidad.

En el marketing de los cables se da mucha importancia a los conectores, siendo el principal reclamo que estos sean de oro, así como al hecho de que el cable esté libre de oxigeno.

Las variantes y como afectan al sonido final, y a los ruidos, son habitual objeto de discusión, especialmente a la hora de construir tus propios cables.

El oído de cada uno es quien debe determinar que cable le entrega un sonido con el que se sienta cómodo, ya que estamos en un terreno donde hay diferencias sustanciales, pero no se puede cuantificar si un sonido es mejor o peor que otro.

Os dejo una lista de 4 vídeos, donde un usuario pone a prueba diferentes cables comerciales, de modo que se aprecia la diferencia de sonido entre uno y otro:

http://www.youtube.com/watch?v=Ddd6bXblCb4&list=RDDMfp73Z_sNk




No hay comentarios:

Publicar un comentario